Libertad Digital
Política y Sociedad
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular

1

10 DIC. 2019

Llegó hace 7 años de Haití y ahora se recibió de ingeniero electromecánico en la UNNE

Oles Meronvil es de Haití y llegó a Resistencia en el año 2012. Hace unos días se recibió de ingeniero electromecánico en la UNNE y en diálogo con Tachangou contó detalles de su vida en la capital chaqueña ¡Escuchá la nota!

Nota de Audio
Nota de audio: Completa
12'34"

Quién lo dijo: Programa

Tachangou

Tachangou

"Uno de los motivos por los que vine fue para estudiar, ya que el costo de la educación es muy alto en mi país. Un primo es de acá y también es ingeniero, él fue quien me contó que podía estudiar en Argentina. Ahora está trabajando en Neuquén", repasó.

"Siempre quise estudiar y le dije a mi familia que quería venir, ellos me apoyaron. En enero de 2012 llegué a Resistencia y no pude realizar la inscripción porque ya se hizo en diciembre. Lo hice en 2013 y me recibí hace poco", contó.

"La ingeniería es una carrera pesada, pero me gusta. Invito a que quienes estén interesados, se inscriban. Si vienen a la UNNE, no van a estar solos", expresó.

"Trabajé como mozo, en un servicio de catering, de cocinero y siempre me sacrifiqué. Me levantaba a la madrugada a estudiar hasta una cierta hora de la mañana y luego volvía a dormir, es un método que funciona para mí", dijo.

"Hice la carrera en 6 años y después la tesis me llevó 8 meses aproximadamente. Todavía no tengo trabajo, pero lo estoy buscando", mencionó.

"Hay que vivir la experiencia en otro país donde no te ofrecen educación gratuita, para poder valorar la educación que ofrecen acá", manifestó.

"La educación es la clave para todas las personas, es lo que le da un plus a tu imagen y personalidad. Creo que es algo que debemos valorar y la gente debe empezar a entender eso", remarcó.

Y añadió: "el racismo existe en todo el mundo y no es algo que se va a acabar, pero yo no le doy importancia. Sé quién soy y si me dicen algo prefiero no contestar".

Oles aseguró que si se va de Argentina extrañaría "a mis amigos y la comida que más me gusta: el estofado. En Haití nos acostumbramos al pescado, por lo que también me gusta comer atún".

"La gente es muy amigable acá, si te cruzás con una persona y empezás a hablar, tal vez te invita a tomar algo o a comer", cerró.

En esta nota: #historiasdevida

2